Porcentaje de mujeres y varones jóvenes sexualmente activos de 15 a 24 años de edad que se sometió a una prueba del VIH en los últimos 12 meses y conoce los resultados [desglosado por sexo (mujer, varón) y edad (15-19, 20-24)]

Export Indicator

Porcentaje de mujeres y varones jóvenes sexualmente activos de 15 a 24 años de edad<br />que se sometió a una prueba del VIH en los últimos 12 meses y conoce los resultados<br />[desglosado por sexo (mujer, varón) y edad (15-19, 20-24)]
What it measures

Este indicador mide el progreso realizado en la puesta en práctica de servicios
de asesoramiento y pruebas del VIH entre jóvenes sexualmente activos.
A fin de protegerse del VIH y de evitar su transmisión a otros, los jóvenes sexualmente
activos deben conocer su estado serológico respecto al VIH. Este indicador representa
una medida de la eficacia de las intervenciones que promueven el asesoramiento y las
pruebas del VIH entre los jóvenes. Es importante conocer esta medida, porque los jóvenes
quizás sientan que hay obstáculos para acceder a los servicios relacionados con cuestiones
delicadas, como lo es la salud sexual.

Rationale
Numerator

Número de encuestados de 15 a 24 años que se sometió a una prueba del VIH en los últimos
12 meses y conoce los resultados.

 

Denominator

Número de encuestados de 15 a 24 años que tuvo relaciones sexuales en los últimos
12 meses.

 

Calculation

Número de encuestados de 15 a 24 años de edad que se sometió a una prueba del VIH en los últimos
12 meses y conoce los resultados
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––– x 100
Número de encuestados de 15 a 24 años que tuvo relaciones sexuales en los últimos 12 meses

Method of measurement

Encuesta poblacional.

Se pueden utilizar instrumentos para encuestas poblacionales, como la Encuesta de Indicadores
del Sida (EIS) o la Encuesta Demográfica y de Salud (EDS).
Cómo se mide: En una encuesta poblacional, primero se pregunta a los encuestados si han tenido rela-
ciones sexuales en los últimos 12 meses. Luego, se pregunta a quienes respondan afirmati-
vamente si se hicieron la prueba del VIH en los últimos 12 meses y, de ser así, si conocen
los resultados. Se cuenta en el numerador a aquellos que responden afirmativamente a estas
tres preguntas.
La validez de los datos puede ser afectada por el sesgo de notificación ya que algunos
encuestados podrían no querer admitir que conocen su estado serológico respecto al VIH
por temor a que lo presionen para que lo revele. Es probable que las condiciones en las que
se realizan las entrevistas incidan en el sesgo de notificación. Por ejemplo, los encuestados
son más propensos a ser reticentes si los datos se recolectan en presencia de otras personas
que si se lo hace en estricta privacidad.
Desglose: Grupo de edad: 15-19 años, 20-24 años.
Sexo: mujer, varón.

Measurement frequency

Biennial

Disaggregation

Age group: 15 years - 19 years, 20 years - 24 years

Condom type: N/A

Education: N/A

Gender: Male, Female

Geographic location: N/A

HIV status: N/A

Pregnancy status: N/A

Sector: N/A

Service Type: N/A

Target: N/A

Time period: N/A

Type of orphan: N/A

Type/Timing of testing: N/A

Vulnerability status: N/A

Explanation of the numerator
Explanation of the denominator
Strengths and weaknesses

Algunos de los factores que pueden influir en la posibilidad de que un joven acceda a servicios de asesoramiento y
pruebas del VIH son: la ubicación de los servicios; la disponibilidad y el costo del transporte para llegar a estos
servicios; la percepción de la confidencialidad del proceso de realización de las pruebas y los resultados de estas; y
la actitud percibida del personal hacia los jóvenes. Los cambios producidos en los datos del indicador con el paso del
tiempo podrían asociarse con algunos o todos estos factores. En sí mismo, este indicador no brinda información para
discernir si el número de personas que se someten a una prueba del VIH se ve limitado por la disponibilidad de los
servicios de pruebas o si hay una infrautilización de estos y cuál es el motivo. Esta es información importante para el
diseño de programas, y los responsables de tomar decisiones programáticas estratégicas necesitarán más datos.
En zonas donde el sida es sumamente estigmatizado, es posible que los encuestados sean renuentes a admitir que se han
hecho una prueba del VIH; esto puede considerarse una admisión de que ellos mismos quizás hayan asumido compor-
tamientos que pudieron haberlos expuestos al riesgo de contraer la infección. Por otra parte, en los países donde
realizarse una prueba del VIH se ha promovido fuertemente como algo responsable para hacer, algunas personas
podrían decir que se la han hecho cuando en realidad no fue así. Pese a estos posibles sesgos, este indicador da una idea
del porcentaje de jóvenes que es probable que conozcan su estado serológico respecto al VIH.
En epidemias de bajo nivel y concentradas, este indicador podría producir porcentajes sumamente bajos si se lo mide
en la población general. En estos lugares, este indicador podría ser más útil si se aplicara para medir las pruebas del
VIH y el conocimiento del estado serológico respecto al VIH entre subpoblaciones específicas que corren mayor
riesgo de infección. Asimismo, es posible que el porcentaje de jóvenes sexualmente activos que alguna vez se han sometido
a una prueba del VIH sea un indicador de mayor utilidad.
Este indicador se limita a las pruebas del VIH realizadas en los últimos 12 meses, de modo que los administradores de
programas puedan evaluar los cambios producidos en el tiempo.

Further information