La prevalencia del VIH entre los jóvenes

Export Indicator

Porcentaje de jóvenes de 15 a 24 años que vive con el VIH
What it measures

Los progresos logrados en la reducción de la infección por el VIH.

Rationale

El objetivo de la respuesta al VIH es reducir la infección por el VIH. Sin embargo, dada la actual incapacidad para medir de forma fiable la incidencia del VIH en una encuesta transversal, son necesarias medidas de aproximación de la incidencia del VIH.
La prevalencia del VIH en cualquier edad determinada es la diferencia del número acumulado de personas que han contraído el VIH hasta esa edad, menos el número de las que han fallecido, expresada como porcentaje del número total de personas vivas a esa edad. A edades más avanzadas, los cambios en la prevalencia del VIH reflejan con lentitud los cambios en la tasa de nuevas infecciones (incidencia del VIH) porque la duración media de la infección es prolongada. Los descensos en la prevalencia del VIH pueden reflejar la saturación de la infección en los individuos más vulnerables y la mortalidad creciente, más que los cambios de comportamiento. Los aumentos en la prevalencia del VIH pueden reflejar un mayor número de personas que reciben terapia antirretrovírica, y viven más tiempo. Sin embargo, en los jóvenes, las tendencias en la prevalencia del VIH son un mejor indicador de las tendencias recientes de la incidencia del VIH y del comportamiento de riesgo, puesto que es probable que los jóvenes hayan empezado recientemente su comportamiento sexual o a usar drogas inyectables. Además, no es probable que los jóvenes que hayan contraído el VIH recientemente hayan iniciado una terapia antirretrovírica. Por lo tanto, la disminución de la incidencia del VIH relacionada con un cambio de comportamiento real debe ser detectable fundamentalmente en las cifras de prevalencia del VIH en el grupo de edad de 15 a 24 años (o incluso de 15 a 19 años si es posible realizar este desglose). Cuando estén disponibles, los datos paralelos de la encuesta de vigilancia del comportamiento deben utilizarse para facilitar la interpretación de las tendencias de la prevalencia del VIH.

Tipo de epidemia:
Países con epidemias generalizadas

Numerator

Número de personas (de 15 a 24 años) que acude a centros de asistencia prenatal cuyos resultados en la prueba del VIH son positivos

Denominator

Número de personas (de 15 a 24 años) que acude a centros de asistencia prenatal que se sometió a la prueba para conocer su estado serológico con respecto al VIH

Calculation

Numerador / Denominador

Method of measurement

Directrices de la OMS y el ONUSIDA para la vigilancia centinela del VIH
Este indicador se calcula usando los datos de mujeres embarazadas que acuden a los centros de asistencia prenatal en los centros de vigilancia del VIH de capitales, otras zonas urbanas y zonas rurales.
Los centros de vigilancia centinela utilizados para el cálculo de este indicador deben permanecer constantes para permitir el seguimiento de los cambios con el transcurso del tiempo.

Frecuencia de medición:
Annual

Desglose:
Ninguno

Measurement frequency

Annual

Disaggregation
Explanation of the numerator
Explanation of the denominator
Strengths and weaknesses

En países en los que la primera relación sexual ocurre a edad más avanzada o los niveles de anticoncepción son altos, la prevalencia del VIH en embarazadas de 15 a 24 años difiere de la correspondiente al total de mujeres del mismo grupo de edad. Si las pautas de fertilidad cambian, esta tendencia puede estar sesgada si las mujeres que viven con el VIH toman otras decisiones en relación con su fertilidad.
Este indicador (que usa datos de centros de asistencia prenatal) proporciona una estimación bastante buena de las tendencias relativamente recientes de la infección por el VIH en lugares donde la epidemia se propaga sobre todo por vía heterosexual. Es menos fiable como indicador de las tendencias de la infección por el VIH si la mayor parte de las infecciones se encuentra principalmente entre las poblaciones clave.
Para complementar los datos de los centros de asistencia prenatal, un número creciente de países ha incluido las pruebas del VIH en las encuestas demográficas. Si un país ha producido estimaciones de la prevalencia del VIH a partir de los datos de las encuestas, estas estimaciones deben ser incluidas en el cuadro de comentarios para posibilitar las comparaciones entre varias encuestas. Las estimaciones de la encuesta deben estar desglosadas por sexo.
La adición de nuevos centros centinela aumentará la representatividad de las muestras y, por lo tanto, producirá una estimación puntual más sólida de la prevalencia del VIH. Sin embargo, la incorporación de nuevos centros centinela reduce la posibilidad de comparar los valores. Por esto, en el momento de realizar los análisis de tendencias, es importante excluir los nuevos centros del cálculo de este indicador.
A medida que los niños que contrajeron el VIH por la transmisión maternoinfantil llegan a la edad reproductiva, este indicador resulta más difícil de interpretar. Los países deben recopilar información sobre el momento de la infección para las mujeres con un estado seropositivo conocido a fin de excluirlas de los análisis de tendencias.

Further information

Para obtener más información, consulte los siguientes enlaces:
http://www.unaids.org/en/media/unaids/contentassets/documents/epidemiolo...